Semanario de Sucesos y Noticias

"Argentina Dentro de las Noticias" - Periodismo Ciudadano - hecho para vos, por personas como vos. Siempre detrás de la verdad! Asociado a APDRA
Mostrando entradas con la etiqueta Belo Horizonte. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Belo Horizonte. Mostrar todas las entradas

domingo, 26 de febrero de 2017

Gobierno reconoce primer caso de fiebre amarilla urbana en Esmeralda, MG.

Por Raúl Enrique Bibiano


La fiebre amarilla llegó finalmente dejó de ser solo silvestre o selvática, ahora es también es urbana.




Lamentablemente y  tal como lo venía prediciendo desde mis primeros artículos sobre el brote de la fiebre amarilla, la realidad me ha dado la razón. Una razón que proviene de la misma historia que se repite una y otra vez. Aunque lógicamente, los políticos siempre descreen que los hechos sucedan, aun siendo predecibles.

Este viernes 24 de febrero, la Secretaría de Estado de Salud de Minas Gerais, confirmó la primera muerte de un caso urbano de la fiebre amarilla.  [Ver el mapa] 




















Esmeraldas era un antiguo distrito creado con la denominación de Santa Quiteria en 1832/1891 y se encontraba subordinado al municipio de Sabará. Luego se transformó en villa por la ley estatal 319 del 16 de setiembre de 1901 y recibió el estatus de ciudad en 1925. A partir de 1943, recibió su nombre actual.

Esmeralda es una ciudad con municipio propio del conurbano, relacionada al área metropolitana de Belo Horizonte, tiene aproximadamente 66.237 habitantes y se encuentra a una hora y dos minutos de viaje en automóvil desde el ejido de Belo Horizonte y posee un área de 909.592 Km2.

En una ciudad de esta naturaleza, es imposible que no se propague la fiebre amarilla y Dios quiera que así no sea, pero existe una enorme posibilidad y muchos profesionales de la salud por su inexperiencia en cuestiones de enfermedades de esta naturaleza, dificultan aun más el desarrollo de una estricta vigilancia sobre esta fatal enfermedad en la región.

Estudios que no demoran más de 10 días son extendidos de forma interminable y aun no acaban de resolver cientos de casos del mes de enero, cuando dio comienzo la fiebre amarilla este año.

Entre las decenas de muertes por esta infección de arbovirus, que todavía se encuentran en estudios e investigación, existen muchas víctimas fatales cuyas muertes ocurrieron en ciudades del sur de Minas Gerais.

Por tal motivo, no es nada exagerado expresar que es el peor brote de fiebre amarilla de los últimos años en Minas Gerais y la gran mayoría de los casos, tuvieron inicio de síntomas entre el 08 y 14 de enero de 2017.

El Municipio de Belo Horizonte con sano criterio, escogió entre carnaval o mayor riesgo de contagios de fiebre amarilla.

Por Raúl Enrique Bibiano  

Al igual que sucedió con varios municipios de Minas Gerais, el Municipio capitalino de Belo Horizonte decidió clausurar el parque de las mangabeiras, situado al sur de esa ciudad por tiempo indeterminado debido a la muerte de monos por FAS


Conforme voceros del gobierno municipal de Belo Horizonte, la iniciativa de clausurar el parque de las mangabeiras en donde se realiza habitualmente el popular festejo del carnaval en esa capital estatal, se ha debido a la atípica muerte de monos hallados en dicho parque.
Dicho espacio, fue clausurado el pasado día 23 de febrero para prevenir la proliferación de nuevos casos relacionados con el feroz brote de fiebre amarilla que hoy por hoy, mantiene en constante alerta a las autoridades sanitarias de todo el Brasil.
Así también, fuentes del gobierno municipal de Belo Horizonte anunciaron la clausura inminente de los parques Mirante das Mangabeiras y Serra do Curral y por los mismos motivos, días pasados ya se había tomado la misma decisión sobre el parque Jacques Cousteau con idéntico criterio sanitario, todos dentro del distrito capitalino del estado de Minas Gerais, Belo Horizonte.
Hasta el momento, fueron hallados al menos 8 monos muertos de los cuales, uno ya cuenta con el resultado de haber muerto por fiebre amarilla. Dichos monos fueron hallados en la zona urbana de Belo Horizonte, aunque las autoridades hasta el presente no cuentan con registros de notificaciones que les hagan suponer casos humanos urbanos.
No en tanto, varios vecinos de la gran ciudad de Belo Horizonte resultaron hospitalizados por poseer sintomatologías de la terrible enfermedad, empero, todos ellos habían viajado hacia las zonas afectadas por el brote de esta terrible epidemia.
Aedes Aegyptis:Un asesino diminuto que debe ser combatido por todos en el mundo!
Por tal motivo, las autoridades sanitarias, mantienen el criterio que dichos episodios guardarían relación con la importación del virus hacia la zona urbana.
Aedes Aegyptis:Un asesino diminuto que debe ser combatido por todos en el mundo!
De acuerdo con el último boletín publicado el pasado miércoles 21 de febrero por la SES-MG (Secretaría de Salud del Estado de Minas Gerais), solo en ese estado del Brasil, se han producido 1.027 casos notificados como sospechosos de fiebre amarilla.
De estos casos, 234 fueron confirmados hasta el momento, 57 casos fueron descartados y los demás continúan en investigación de laboratorio. El número de muertes ha ascendido para 83 confirmados como producto de la fiebre amarilla y otras 173 muertes continúan siendo investigadas.
Pero en términos generales, incluyendo al estado de Minas Gerais, en todo Brasil las notificaciones por casos de fiebre amarilla hasta el 20 de febrero de 2017, ascendían a 1.337 y las muertes a 292.
La fiebre amarilla afecta a primates y a humanos y es causada por el virus de la familia Flaviviridae, transmitido en algunos países de América del Sur, América Central y el Afrika. Se sabe que en el área rural y selvática, los vectores de este virus mortal son los mosquitos Haemagogus y Sabethes. Ya en el área urbana, el contagio podría sobrevenir por la picadura del Aedes Aegyptis que también contagia el Dengue entre otros virus.
Aunque muchos no lo toman en cuenta, uno de los más temibles asesinos en el mundo es el Aedes Aegyptis. Este diminuto insecto, posee la carga de un sin fín de transmisiones virales, insospechadas aun por la propia ciencia moderna y, uno de los peores desaciertos, resulta en no saber realmente como exterminarlo; para disminuir enfermedades mortales transmitidas por este vector.