Semanario de Sucesos y Noticias

"Argentina Dentro de las Noticias" - Periodismo Ciudadano - Siempre detrás de la verdad -Asociado a la APDRA
Mostrando entradas con la etiqueta #SOS. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta #SOS. Mostrar todas las entradas

miércoles, 30 de agosto de 2017

Nadie puede ignorar que Venezuela padece una dictadura.

Hace años,  que Venezuela viene padeciendo una dictadura. .. Tal vez, la más terrible y cargada de barbarie de los últimos tiempos en el Continente Americano.

 

Por Raúl Enrique Bibiano

    

El aumento de inseguridad, la hiperinflación, la falta de alimentos básicos, la escasez de insumos hospitalarios, la corrupción desde las altas esferas del poder y la violación de los derechos fundamentales en Venezuela, provocaron un creciente descontento en la población Venezolana. Ya desde los últimos tiempos de vida de Hugo Chávez, todo en aquel país, se tradujo desde un principio, en fuente de protestas contra el descontrolado rumbo  de las políticas insalvables del hombre que habla con un pajarito: Nicolás Maduro.

Pero no obstante, el desastre social y económico provocado por el hombre del pajarito, creó a sus antojos, una suerte de ejercito paralelo, conformado por necios e ignorantes militontos chavistas y de zombies comunistas, importados, a los que popularmente se los ha venido denominando "Los Colectivos", aunque el birdmen los denomina "milicianos".

Con justos reclamos, una gran parte de la Sociedad de aquel país, se lanzó a las calles para decirle basta a todos esos atropellos, pero solo obtuvieron una respuesta inmediata: la muerte sistemática de estudiantes de todas las edades. También como respuesta surgieron las persecuciones injustas de ciudadanos de todos los estratos sociales y culturales, religiosos, políticos e inclusive alcaldes.

Hoy por hoy, luego de las más variadas acciones adoptadas por el birdmen Nicolás Maduro, Venezuela se ha transformado en un barco que se hunde sin   posibilidad de salvación. No se salvará ningún dictador de ser perseguidos internacionalmente por sus crímenes de lesa humanidad.

Los pobres ciudadanos que consiguen hacerlo, huyen huyen con lo puesto hacia Colombia, donde son recibidos humanitariamente y alimentados tanto por entidades del gobierno como por ONGs que esperan el arribo para brindarles su apoyo.

Realmente, el cuadro es demasiado triste... Sin ir más lejos, me recuerdan a los pueblos que huyen de conflictos armados en Siria o en África, que prefieren enfrentar la muerte a morir como esclavos de una dictadura comunista.

Por otra parte, todos los países de la región, mantienen sus puertas abiertas para acogerlos y asistirlos en esta tan lamentable situación que dicha población, viene padeciendo de manera irreversible por el momento.

Familias enteras destrozadas, hijos que abandonan sus hogares, a sus padres y hermanos en su búsqueda de una libertad inexistente en Venezuela.