Semanario de Sucesos y Noticias

"Argentina Dentro de las Noticias" - Periodismo Ciudadano - Siempre detrás de la verdad -Asociado a la APDRA
Mostrando entradas con la etiqueta #Padres. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta #Padres. Mostrar todas las entradas

lunes, 25 de abril de 2016

Horror: Adolescente denuncia públicamente, ser víctima de violaciones reiteradas durante 12 años por su progenitor

"Cuando la justicia no actúa a su debido tiempo, no se administra justicia sino injusticia" MR Violada durante 12 años, pide justicia y no ha sido escuchada.
Justicia Argentina en Default con la niñez.



Pareciera que las autoridades judiciales de argentina, han anestesiado sus principios morales respecto del bienestar de los niños. En tal sentido, se han olvidado la importancia que significa la dignidad y los valores primordiales a salvaguardar de los peligros que padecen niñas y niños, tanto  afuera como también dentro del seno familiar.

Tal parece, se esfumó en una nebulosa, el Interés Superior de la Niñez. Pero lo más cruel además del olvido sobre dichos preceptos, es la falta de aplicación de la ley ante los casos de abuso sexual en donde las víctimas parecieran no encontrar respuestas a sus demandas.

Es allí donde deseo recordar a las autoridades judiciales especializadas en minoridad, respecto a la convención del derecho de la niñez, que mediante la Ley 23.849, aprobada por el Honorable Congreso de la Nación Argentina el 27 de setiembre de 1990 reconoce dichos derechos inalienables.

En este caso en particular, donde la menor que solo identificaré como MR de 17 años de edad, preservándola conforme dicha convención para evitar revictimizarla, ha resultado víctima de abuso sexual por parte de su progenitor, conforme lo afirma públicamente la adolescente. El hecho por demás aberrante e inmoral, habría comenzado a tener lugar a partir de sus 4 o 5 años de edad, resultando un caso de violaciones reiteradas que transcurrieron por aproximadamente 12 años.

Desesperada y sin un apoyo materno que pudiera arribar a una resolución del caso en primera instancia, MR se vio forzada a concurrir al domicilio de su progenitor no conviviente sin poder oponer resistencia debido a su edad, su estado cada vez mas vulnerable y la falta de sano criterio de una madre que prefirió siempre callar los hechos, a fin de no perder su sustento dependiente de quien abusaba a su propia hija.

Este tipo de situación, con certeza se oculta tras las paredes de una infinidad de hogares argentinos en donde el incesto es como el pan nuestro de cada día. Pero un día explota y entonces debe actuar la justicia de inmediato para poner un freno y un castigo ejemplar al que a sabiendas de todos los impedimentos naturales, legales y humanos, comete este tipo de atrocidades y, valga lo redundante, con el agravante se ser practicado en su propia hija.

Yo quisiera que muchos Juristas, Camaristas, Jueces, Fiscales, Asesores de Menores y Organismos del Estado, tomen en sus manos esta responsabilidad de administrar justicia para lo cual ejercen sus cargos. Que no dilaten las denuncias de los niños o niñas abusados sexualmente por alguno de sus progenitores y que cumplan con los preceptos del código ritual, amparando a esa infancia que muchas veces, por no ser debidamente escuchados por las autoridades a tiempo, terminan lamentablemente quitándose la vida.

Es por ello que en esta editorial, quiero brevemente traer a colación un caso en especial que aun ni se han tomado el trabajo de administrar como debería ser. El caso de esta menor que expuso su caso ante las autoridades escolares de su colegio anterior donde mucho se hablaba de la caridad y del amor, pero donde todo eso, tal parece se termina en los muros de una institución religiosa.

Fue con posterioridad, en 2015, que nuevamente después de tanto sufrir desmoralizada, MR optó por trascender su situación en el nuevo espacio educacional al que aun concurre y desde donde las autoridades elevaron una denuncia sobre el caso.

Pero estamos hablando de una denuncia tan grave como el de violaciones reiteradas por parte de un padre pedófilo hacia una niña durante 12 años, y aun el individuo pasea libre y la niña vive atormentada sin siquiera haber sido convocada a una cámara Gesell.

Entonces, Señores Funcionarios de la Justicia, yo me tomo el atrevimiento de formularles estas preguntas: ¿Sentirán remordimiento si MR intenta nuevamente quitarse la vida y tiene éxito?
¿Sentirán culpa de haber fallado como administradores de justicia, por omisión?
¿Sentirán que una adolescente se cansó de sufrir y se quitó la vida porque nadie hizo a tiempo lo que debía por mandato realizar?

Y para concluir, Señores Funcionarios de la Nación Argentina, ¿Cuantas niñas en este mismo instante, deben estar muriendo en vida a manos de un violador? - No lo se yo, ni creo que lo sepan Ustedes, pero, eso está sucediendo a cada instante y nadie hace nada para revertir tan aberrante situación.

No lo digo yo, he preferido que lean lo que sucede a MR desde su propio texto, de su desgarro humano y con sus propias palabras demostrativas del severo desenlace ocasionado por esta situación de inseguridad jurídica por la que se encuentra esperando una señal de que en nuestro país, se administra justicia igualitaria.


Nota: (resguardando la identidad de la niña, se abolió su nombre y el nombre del progenitor en cuestión)


"Carta a mi abusador, a mi progenitor: A vos, Á R que abusaste de mí por doce largos años por cuantas veces quisiste. Me convertí en un juguete, en tu muñeca de trapo. Hacías lo que querías desde que tenía solo 4 años de edad. 

Intenté suicidarme a los 15 años pero solo terminé internada, fueron años en los que me lastimaba a mí misma pensando que te lastimaba a vos.

Me dabas asco! Y así todos los hombres pasaron a darme asco, nunca fui una adolescente normal!! Me tocabas en tu auto, en la cama, hasta en el ascensor si estaba vacío!!! NO TE CANSABAS NUNCA! Y hasta en el cine aprovechabas para tocarme las piernas y nunca más volví a usar un short, siempre voy a ocultar mi cuerpo.

No me cortaba nunca el pelo porque gracias a eso podía tapar las marcas que me dejabas en el cuello hijo de puta! Pero ya no te tengo miedo y ya no voy a negar nada, no me vas a callar! Tengo solo 17 años y no tengo la fuerza que quisiera pero sí tengo toda mi verdad y no me vas a callar nunca más!!!!

Para los que no me conocen: me llamo M, tengo 17 años y soy de Argentina, Buenos Aires. Como muchos de ustedes soy también una sobreviviente de abuso sexual infantil por parte de mi padre, empezó cuando tenía 4 años más o menos, con algo tan inocente como es un oso de peluche. Él tenía un gorila de peluche y yo una osita y me decía que eran novios y que él me iba a enseñar cómo había que jugar, Chicho se llamaba el gorila y Corazón mi osita. Era chiquita pero me acuerdo.

Tiré mil veces a Chicho con la esperanza de que ahí todo iba a terminar, era tan inocente...
Hasta el año pasado no había hecho público todo esto, tenía miedo de que me juzgaran, no sé... ahora ya no.

Hace un tiempo una persona me dijo que con mis cartelitos o hablando del tema no ayudaba en nada, tal vez tenga razón pero ¿saben qué? con 17 años no puedo ayudar como quisiera, solo puedo decirles a todos los sobrevivientes que NO se callen, me costó mucho entenderlo pero nosotros no tuvimos la culpa y la vergüenza la tiene que tener nuestro abusador/a, no nosotros. Por eso doy la cara y les digo a todos ustedes que si saben de algo no miren para otro lado!


Voy a estar eternamente agradecida con mi colegio por haber denunciado, el único que supo e hizo algo."
                                                                 -------------------------

Esta situación planteada aquí, transcurre en el barrio de Villa Urquiza, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.