Semanario de Sucesos y Noticias

"Argentina Dentro de las Noticias" - Periodismo Ciudadano - hecho para vos, por personas como vos. Siempre detrás de la verdad! Asociado a APDRA
Mostrando entradas con la etiqueta #MPFiscal. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta #MPFiscal. Mostrar todas las entradas

sábado, 12 de agosto de 2017

La extraña desaparición de Claudia Alicia Ferro parece no importarle a la Justicia Argentina.

La Desaparición de Claudia Alicia Ferro, no es un misterio, es la falta de compromiso del Poder Judicial en resolverla.

Por Raúl Enrique Bibiano

La búsqueda de personas por parte del Estado, debe enmarcarse en los compromisos internacionales asumidos por nuestro país, en particular el deber de investigar efectiva y adecuadamente las desapariciones de personas y determinar si éstas han sido víctimas de algún delito contra la vida, la integridad física, la integridad sexual o la libertad (artículos 8, 25 y 1.1 de la Convención Americana de Derechos Humanos).

Sin embargo, en la práctica, todo ello depende de la bondad y buena voluntad además de la capacidad de un fiscal en turno, de usar el mejor sentido común para llevar adelante con premura, las diligencias tendientes a dilucidar con urgencia un caso de desaparición de personas, máxime cuando se trate de la desaparición de una mujer de cualquier edad.

Cuando ocurre la desaparición de una persona, en especial de una niña, adolescente o mujer adulta, el lugar adecuado no es concurrir a una comisaría, tampoco a una fiscalía correccional porque ellos carecen de la infraestructura y la capacitación para tratar este tipo de situaciones. Aun cuando se trate de un viejo fiscal. Se debe concurrir a la UFASE que es una Unidad de Fiscales Especializados o a la Fiscalía Federal.

Muchas veces ser un viejo fiscal, no indica que tenga la capacitación para lidiar con la desaparición de una mujer. 

Ahora bien, estamos ante un caso irresuelto y aparentemente llevado de los pelos en una causa en la cual, la desaparición de una mujer moviliza a docenas de vecinos, sin los cuales, los medios jamás se hubieran enterado y tampoco yo me hubiera interesado, dado que, cuando existe una desaparición de personas y el caso no sale a la luz, lo más probable es que termine siendo uno de tantos casos más, que terminan irresueltos y desconocidos por el resto de la sociedad. 

Si bien no podemos aceptar la desaparición de personas, tampoco podemos quedarnos de brazos cruzados los ciudadanos y las autoridades, sean provinciales o nacionales, y pretender hacer que ese tiempo valioso como el oro, se escurra como el agua entre los dedos, dejando a una víctima a la buena de Dios. Es por ello que todos debemos actuar con la urgencia que estos casos ameritan y no detenernos ante la posibilidad de ese famoso NO, que muchas veces alegremente escapa de los labios de algún funcionario trasnochado que desconoce los protocolos y las guías de actuación para estos casos en particular:

La desaparición de una persona, no puede ser tratada como un caso más, dado que esa persona desaparecida, puede encontrarse atravesando miles de situaciones alejadas del pensamiento urbano, por así decirlo. Investigación que tampoco puede ser llevada por fiscales inexpertos en delitos complejos que, deben ser tratados por expertos en materia de tratados internacionales, dado que sobre la materia de la desaparición de personas, existe un protocolo internacional a cumplimentarse. Es por ello que, existe el viejo refrán: “Cuando la Justicia es lenta, No es Justicia”, dado que si se demoran las diligencias de suma urgencia que se deben adoptar, al final del camino solo se encontrará eso, nada más que el final del camino, pero no se resolverá el fin perseguido de lograr que se haga justicia.

El sujeto que hoy se encuentra junto a otros secuaces ocupando el domicilio de la víctima en cuestión, no solo amerita ser junto al resto del grupo, investigados por la justicia federal, también excluidos de un domicilio que ocupan donde pudo haber resultado la escena primaria de un crimen. Muchos crímenes no necesariamente necesitan derrame de sangre... porque las personas suelen morir de distintas maneras y una muerte por envenenamiento (por ejemplo), no deja rastros de sangre para ser detectadas por las pruebas de luminol.Tampoco un estrangulamiento o asfixia mecánica.
      

Ahora bien, luego de todo este preámbulo, deseo abordar el tema que ha motivado entre otros, el audio que antecede, que ha sido transmitido por TN y pertenece parcialmente a su movil de exteriores, en fecha 11 de agosto de 2017.

LA MISTERIOSA DESAPARICIÓN de Claudia Alicia FERRO, argentina de 52 años de edad, que ha ocurrido a partir de mediados de diciembre de 2016, luego que esta mujer, abriera las puertas de su domicilio para quienes de la noche a la mañana, no solo se apoderaron de todo, inclusive de sus efectos personales, muy probablemente, también podrían haberse apoderado de su vida terrenal.   


Una mujer, no comparte sus amores, su ropa interior, tampoco el contenido de su cartera y mucho menos, su teléfono celular donde se encuentra un pequeño mundo personal lleno de conexiones y contactos personalísimos.

Con respecto a los casos de desaparición de personas, nadie desaparece de la noche a la mañana sin que exista una situación que la lleve a ello. Máxime, si se tratara de una desaparición forzada.

En primer lugar, podemos hablar sobre la desaparición voluntaria. Este tipo de desapariciones está basada en deudas por las que se encuentre presionada una persona, pero no era el caso específico de Claudia Alicia Ferro.

En segundo lugar, tampoco era mochilera, habría que ser demasiado estúpido para creer que una persona a la que le encantan sus mascotas, la actividad que realizaba y estar en contacto por las redes sociales, un día eligiera abandonarlas para irse de aventura por allí.

Sin que deba profundizar mucho para expresarlo, el sujeto del audio entrevistado por Valeria San Pedro de Todo Noticias, es dueño de gestos y expresiones propias de alguien que ha pasado por una cárcel y sus compinches de ser ilegales en el país.

Qué garantía puede tener la justicia de los dichos de personas cuyo relato es cambiado a cada rato y que demuestran a todas luces que ocultan una situación que hace tiempo pudo haber sido descubierta por autoridades que además de no ser las apropiadas por su falta de tecnicismo y de sentido común, han permitido escapar aquella verdad de la que refería Locard al pronunciar, "tiempo que pasa, verdad que huye" y en este caso, las autoridades no han dejado huir la verdad, la tiraron a la basura.

Y a mayor abundamiento me pregunto: ¿En donde están las voces de aquellas que reclaman por los Derechos Humanos? ¿En donde están los grupos feministas que se rasgan las vestiduras gritando Ni Una Menos y exponiendo sus senos protestando frente a las iglesias? Realmente es motivo de mucha indignación. Nadie excepto unos cuantos vecinos de la desaparecida y ahora nosotros los medios de información, salimos a reclamar por sus derechos fundamentales; derechos que para entidades y para la justicia, pareciera no importarles.

Pero la realidad es que desde las fiestas navideñas hacia aquí, nada se sabe de Claudia Alicia Ferro. quién ocasionalmente y por fortuna, una cámara de Google Street View, captó en la vereda, junto a las ventanas de su casa, en diciembre de 2016 manipulando su celular y bien vestida, por lo que, no aparenta ninguna situación de abandono.  También podrán apreciar que el actual dibujo en la fachada de su propiedad tampoco existía en diciembre de 2016.


Solo falta que las autoridades dependientes del estado, cumplan con los protocolos que emanan de las Naciones Unidas, de la que la Nación Argentina es miembro parte y cuyo texto también incluyo aquí, porque, oh casualidad, ha sido redactado por el propio Ministerio Público Fiscal. Un Ministerio Público que no parece compartir el espíritu de lo allí normado.


En Argentina existe un sin número de mujeres desaparecidas y cuyos casos aun se encuentra irresueltos: Entre muchos de ellos puedo mencionar el de la Dra. Cecilia Enriqueta Giubileo, Fernanda Aguirre, Florencia Penacchi, María Cash y una larga lista que demandaría horas de lectura para el lector.

Son las autoridades quienes tienen la potestad de resolver sus desapariciones, pero si no lo hacen, por más que se elaboren muchos protocolos, de nada servirá el esfuerzo de tantas personalidades del mundo para disminuir este flagelo... La Desaparición de Claudia Alicia Ferro, tiene que ser resuelto con la urgencia que sus Derechos Humanos lo amerita.

                                                                                        ¿SE HARÁ JUSTICIA?

lunes, 7 de agosto de 2017

El crimen organizado en Argentina acosa y comete fraudes por telefonía celular y fija.

Por Raúl Enrique Bibiano

Este día, les voy a hablar sobre el crimen organizado y sobre la importancia de estar prevenidos, para no ser víctimas de una posible estafa o cuento del tío!




La historia, comienza con una llamada anónima, a la que el usuario desprevenido atiende, y se encuentra con que en vez de recibir un buen día o buenas tardes del otro lado de la linea, suena un un timbre, como si uno mismo estuviera llamando al que los ha llamado...

Pero no termina allí la cuestión, porque es a partir de ese llamado que comienzan a sucederse una serie de mensajes amenazantes, grabados y dejados en la casilla de mensajes de voz que anuncian una serie de medidas legales por supuestas deudas impagas a las compañías prestadoras de telefonía móvil.

Tal como lo expreso aquí, esto mismo viene ocurriendo a un sin número de abonados de distintas prestadoras de servicios de toda argentina, que vienen padeciendo este acoso constante y a toda hora.

Para graficarles un poco la situación, transcribiré algunas quejas dejadas por usuarios en algunas paginas dedicadas a recibir mensajes sobre este tipo de llamados que, terminan muriéndose allí porque nadie las denuncia penalmente:

OSKY ha señalado Recsa con el número 08008003366 como empresa de cobranza
registrado el 29/09/2014 15:10:58
Me llaman de este numero diciendo que se comunican por la deuda que usted tiene, para regularizarla por favor llamar a la brevedad al 08008003366, Probé llamar a las 14.00hs y me dicen bienvenido al centro de cobranzas nuestro horario es de 08.00 18.00 y se corta ¿Que esto? yo llame para ver que onda porque no le debo nada a nadie y a esa empresa nunca la escuche nombrar ni siquiera. Desde ya este es mi comentario, cualquier cosa que alguien sepa por favor dejar comentarios.

Gabriel ha señalado RECSA con el número 08008003366 como acoso telefónico
registrado el 27/06/2017 12:17:03
Amenazaron con darme de baja la linea, por una deuda que tiene una empresa y dejo como referencia mi numero. No son capaz de chequear el numero a quien corresponden. Son chantas. Llame y me dijo que si me sentí amenazado que haga una denuncia penal, pero que iba a perder el tiempo. CHANTAS!

Carlos ha señalado desconocido con el número 08008003366 como acoso telefónico
registrado el 18/02/2017 14:28:26
Llaman no menos de cinco veces por día, es un verdadero Bullyng Telefónico, intiman a pagar deudas inexistentes, yo no entiendo porqué no actúa la policía si tienen una división de delitos complejos y desmantelan a éstos delincuentes con su call center de estafas. Son nada más que chorros .

Aníbal ha señalado Recsa con el número 08008003366 como empresa de cobranza
registrado el 12/07/2016 12:20:56
Me llamaron 100 veces por una deuda de personal al tel fijo, jamas tuve ningún celular de personal, son estafadores profesionales ojo con estos delincuentes no contesten no firmen nada.... son todos ladrones

Lía ha señalado Recsa en representación de Personal con el número 08008003366 como estafa
registrado el 06/06/2016 18:11:11
Reclaman una deuda con Personal. Aunque se que no tengo deudas, llamé a Personal y me dijeron que esa deuda no existe.

Marian ha señalado desconocido con el número 08008003366 como estafa
registrado el 30/12/2015 18:44:08
Hola. A mí me llamaron todo el mes de noviembre y diciembre al celular que hoy día usa mi suegra. También me dijeron que me iban a mandar carta documento si no hacía un plan de pagos. Dejaron este número para que yo me pudiera comunicar con ellos 0800800244

Sin lugar a duda, recibir este tipo de acosos es demasiado agrio para cualquier persona, máxime a toda hora del día, incluyendo sábados, domingos y feriados. Y aunque las personas llaman y reclaman a las prestadoras de su servicio móvil, desde las empresas no se preocupan en investigar a los responsables para llevarlos a la justicia.

Yo he investigado algunos de los llameantes porque también he recibido este tipo de llamados y de mensajes, por lo tanto, acredito en la veracidad de cada uno de los foristas que ha dejado sus breves comentarios más arriba.



Afortunadamente, ellos lo vienen intentando conmigo, ignorando que soy investigador y que conozco como actúan frente a personas incautas que de pronto se sienten destruidas con tantas amenazas y si son personas de mucha edad, no solo les brindarán sus datos personales, sus números de documento, sus domicilios, su cuenta bancaria y hasta su CBU, confiando en solucionar algo que finalmente, sea una estafa o tal vez, la inteligencia para un posible secuestro físico o virtual.

No deben brindar ningún dato personal a nadie! Así les digan que son de la empresa de telefonía en la cual mantienen su servicio de telefonía celular, así los llamen preguntando por sus nombres y apellidos. Muchas veces estos delincuentes poseen un socio dentro de las prestadoras que les brindan la información necesaria para realizar sus estafas.

Ante este tipo de situaciones, les recomiendo se pongan en contacto con la Fiscalía más próxima a su domicilio para poner al tanto a las autoridades mediante la incoación de una denuncia penal. De esta forma, además de ayudarse a Ustedes mismos, estarán ayudando a miles de personas más que padecen este tipo de acosos o estafas.


viernes, 16 de septiembre de 2016

Cambiemos de verdad! Basta de INSEGURIDAD en Argentina. Yo también he sido víctima



RESULTA INADMISIBLE, LA GRAVE SITUACIÓN DE INSEGURIDAD QUE ATRAVIESA LA SOCIEDAD POR EL DESAMPARO JURÍDICO DEL ESTADO, DE LA QUE TAMBIÉN HE SIDO VÍCTIMA.


La grave situación de inseguridad y sobre todo de violencia, no deja dudas del desamparo jurídico que reina en todo el país. Un país donde el crecimiento del narcotráfico vino de la mano de políticas perversas y minadas de corrupción desde fines de 1989.
No es casualidad que en Argentina suceda cada acontecimiento de los tantos ocurridos... Yo mismo he sido víctima de fusilamiento al detenerme en una esquina, mientras que un puñado de víctimas de un asalto a mano armada, a viva voz al verme atravesando la encrucijada de Jean Jaurés y San Luis, en pleno barrio porteño de Balvanera, me pedía detener al ladrón.
En aquel momento me quedé paralizado al sentir el ardor producido por el roce del primer disparo a quema ropas que afortunadamente solo rozó el lóbulo de mi oreja derecha. Pero segundos después, tenía el cañón del arma del asaltante empujando contra mi frente y disparó sin mediar ni una palabra.
"La historia de este brutal intento de homicidio, es algo que vive presente como una rotura en mi y que no se ha borrado jamás". 
Aquella fatídica noche del 2 de abril de 1997, fue sin duda alguna, lo que ha marcado un antes y un después en mi vida:
Eran aproximadamente las 21:45, cuando me encontraba atravesando la intersección de la calle San Luis con la calle Jean Jaures, había oído unas detonaciones, y de repente, escuche que alguien pedía auxilio a viva voz, pidiendo la detención de un sujeto que a la carrera avanzaba por la calle Jean Jaures, lo hacía huyendo del lugar del robo (autoservicio denominado “ARGENCHINA”), situado en la calle Viamonte casi esquina con la calle Ecuador, del barrio del Abasto).
La calle estaba mal iluminada, y dificultaba a simple vista distinguir lo que sucedía pero, mi sorpresa fue cuando observé en la penumbra, que un sujeto que venia a la carrera por la calle Jean Jaurés, disparaba su arma contra mí persona a quemarropa y a escasa distancia; calculo que a unos 10 metros mas o menos, mismo aun cuando ni siquiera le hiciera gestos por coartar su escapatoria.
Todo ocurrió imprevistamente, la munición había rozado el lóbulo de mi oreja derecha, lo que produjo una reacción inmediata, (de llevar mi mano hacia ella) dado el intenso ardor producido por el roce milimetrico, de un tiro que afortunadamente no se incrustara en mi rostro.
Acto seguido, no saliendo todavía del asombroso suceso, el intrépido sujeto ya frente a mi, a solo un cuerpo de distancia y con su brazo elevado, encañonó su arma sin titubeos en mi rostro, empujando el cañón de su revolver calibre 22 largo sobre mi frente, disparándola sin mediar palabra alguna...
De inmediato, escuché el clic del martillo golpeando contra el detonador del casquillo, seguido de la detonación de la munición. En el instante entre el clic y la detonación, se produce un shock emocional tan agudo en mi persona, que jamás he logrado olvidar, por un recuerdo en particular;: <<“como una película cinematográfica a incalculable velocidad, pasaron por mi mente todas las imágenes de mi vida, desde la infancia, hasta ese preciso instante”>>. De inmediato ví la muerte frente a mis ojos.
Aturdido por toda esta seguidilla de episodios, como perdido en tiempo y espacio en medio del confuso suceso, recuerdo al delincuente proseguir su carrera "arma en mano" y solo atiné a revisar mi frente, buscando sangre o una herida. “Nuevamente la justicia de ese ser supremo, al que comúnmente llamamos DIOS” milagrosamente me evitó una muerte segura, siniestra y desgarradora.
Mi rostro ardía como llama, a esas alturas, solo podía pensar que mi vida había expirado pero, viéndome en pié y sin perder estabilidad física, me puse en carrera detrás del malhechor: un joven de unos 25 años aproximadamente, al que alcancé con una velocidad inusitada a 90 metros de distancia en algunos segundos, tirándome sobre él caco, reudiciéndolo de inmediato y desarmándolo al momento que varias patrullas de las Comisarias 7ª y 9ª de la Policía Federal Argentina llegaban al lugar advertidos por personal de Prefectura que custodiaba objetivos Israelitas en las cercanías.
La detención se produjo en la calle San Luis casi esquina Ecuador y justamente llegaba al lugar el entonces Comisario René Jesús Derecho, por aquel entonces, Jefe de Estudios de Antecedentes Personales dependiente de la Superintendencia de Investigaciones de la P.F.A. quien de inmediato se hiciera cargo del procedimiento.
El entonces fiscal Pablo Lanuse, jamas me cito como víctima ni como testigo del hecho... ¡Vaya Justicia! Que ni siquiera me asistió ni me ofreció su apoyo psicológico por el suceso padecido.
Narrados los hechos al Comisario Derecho, quien ya se abocara a labrar las primeras actuaciones en el lugar, Derecho me hace saber examinando el arma que habían sido disparados cuatro tiros efectivamente y que la munición del último disparo misteriosamente quedara alojado en la salida del cañón del revolver.
El arma tenia 8 alvéolos, 4 vainas estaban servidas y quedaban aun 4 municiones que estaban intactas...
El hecho fue caratulado como “ROBO, ASALTO A MANO ARMADA, ABUSO DE ARMAS Y TENTATIVA DE HOMICIDIO”.
El delincuente quien diera varios nombres y apellidos distintos, resultó ser identificado y sobre su persona existían innumerable cantidad de antecedentes penales e inclusive, varios pedidos de captura en su frondoso prontuario...
Como corolario de este hecho, más allá de haber sido víctima del salvaje accionar de una violencia desmedida, tuve al momento de detener a este criminal, que protegerlo de las víctimas de origen chino, quienes armados con cajones y palos querían azotarlo por el robo a su establecimiento comercial; evitando de esa manera que se haga justicia por mano propia y primando ante todo un razonamiento inviolable. El derecho de todo delincuente salvo caso de fuerza mayor, debe ser debatido por la justicia.
Este hecho singular, me ha enseñado algunas cosas:
La primera, que no importa el grado de agresividad del delincuente para con uno, o para con los demás. No debemos ni podemos ponernos a su altura jamás! Debemos buscar que pague donde debe hacerlo: “en el ámbito de la justicia” por más injusta que sea muchas veces.
La segunda enseñanza: No es por casualidad que el primer disparo a corta distancia solamente haya rozado el lóbulo de mi oreja y que el segundo aun más certero que el anterior, quedara trabado en el cañón del arma homicida. Eso ha dejado un mensaje claro y preciso en mi vida: La existencia Divina y un deber de asistir con mi profesión a quienes necesitan una mano solidaria.
Pude perder la vida aquel fatídico día, inolvidable para mí.  Seguramente, el delincuente como muchos otros días de su vida, ese día lo habrá olvidado, porque considero que un delincuente, no tiene conciencia ni interés por la vida de nadie. También hubiera podido matarlo luego de tomar su arma a mano limpia, pero no se hace justicia matando por mano propia y aunque muchas veces la justicia no funciona, debemos como personas racionales, medir cada uno de nuestros actos, para no transformarnos en criminales.
Una cosa es hacer justicia de forma coherente y otra cosa es tomar la ley en las manos determinando quien es el más fuerte.