Semanario de Sucesos y Noticias

"Argentina Dentro de las Noticias" - Periodismo Ciudadano - hecho para vos, por personas como vos. Siempre detrás de la verdad! Asociado a APDRA
Mostrando entradas con la etiqueta #Guayanas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta #Guayanas. Mostrar todas las entradas

domingo, 24 de julio de 2016

Un parásito submarino aterroriza a la humanidad.





Peligros Invisibles de la Región Amazónica que ahora están en ríos de cualquier lugar del Continente, por causa del cambio climático.


Se trata de El candirú (Vandellia cirrhosa), también conocido como candiro azul, canero o pez vampiro. Es un pez de agua dulce del orden de los siluriformes, perteneciente a la familia de los bagres, que habita en el Amazonas. Es especialmente famoso y temido por su agresividad en alojarse en los orificios genitales o excretores de sus presas, para alimentarse de su sangre. Puede llegar a alcanzar los 15 centímetros y es alargado y transparente, por lo que es prácticamente indetectable debajo del agua.

El candirú (o canero) es un parásito, principalmente de otros peces, aunque también puede atacar a otros animales más grandes, incluidos, de forma excepcional, los humanos. Una vez introducido en el animal huésped a través de alguno de sus orificios (en especial la uretra, la vagina, el ano) se instala en su interior, extiende unas espinas y comienza a alimentarse con su sangre. Parece ser que no la succiona, sino que se conecta con alguna arteria del huésped y hace que su sangre pase a través de su propio sistema circulatorio.

El candirú es especialmente temido por los nativos del Amazonas pues el pez puede introducirse por los orificios de un bañista desnudo. De ahí que exista la costumbre entre ciertas tribus de bañarse de espaldas a la corriente, y con los orificios cubiertos con las manos. Una vez introducido en el cuerpo, el candirú es prácticamente imposible de desalojar, si no es mediante cirugía. Los nativos también emplean la planta xagua, la cual supuestamente separa al candirú de su víctima y lo disuelve por completo.

El candirú se alimenta de la sangre mediante el uso de su boca como un aparato de sorber y mientras roe la carne con los largos dientes en su mandíbula superior. A continuación, desengancha sus aletas y se hunde hasta el fondo del río para digerir su comida. La alimentación de la sangre ha llevado a ganarse el apodo: el pez vampiro del Brasil.


Sin embargo, la razón de que el Candirú es más temida por los seres humanos, se debe a que es el único vertebrado conocido como parásito de los humanos cuya peligrosidad puede acabarlo mediante una hemorragia interna. Por otra parte, se dice que este pez, es adicto al gusto y el olor de la orina humana, y cuando los hombres o mujeres, están orinando en el rio, el Candirú es guiado por el olor, y en un segundo se hunde en la uretra, y luego se aloja en algún lugar del tracto urinario, de la que solo se puede extraer mediante una operación de urgencia en la que muchas veces, se debe amputar el el pene, resultando mucho más peligroso si la víctima es una mujer.

Pero esta amenaza invisible en el agua, no solo se encuentra en el Amazonas, (Brasil, Bolívia, Perú, Colombia y Ecuador) Pero ahora debido a los cambios climáticos, también puede encontrarse en otros ríos afluentes, cuyas aguas provienen de esa región, hacia el resto de América del sur, como Argentina y Uruguay. Es recomendable no beber aguas de ríos sin que estén debidamente hervidas y potabilizadas. Los peligros son mayores en los niños y niñas, que podrían alcanzar la muerte casi de manera inmediata.

Si en alguna ocasión visitas algún río o laguna, te recomiendo pensarlo dos o más veces antes de introducirte al agua sin tomar cada una de las debidas prevenciones para no ser víctima de este invasor que, podría resultar mortal.