Semanario de Sucesos y Noticias

"Argentina Dentro de las Noticias" - Periodismo Ciudadano - hecho para vos, por personas como vos. Siempre detrás de la verdad! Asociado a APDRA
Mostrando entradas con la etiqueta #Flavivirus. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta #Flavivirus. Mostrar todas las entradas

martes, 14 de marzo de 2017

La Fiebre Amarilla continúa esparciéndose y matando - ahora- en Espirito Santo, Brasil

Por Raúl Enrique Bibiano

NADIE CREÍA QUE PUDIERA TRANSFORMARSE EN UN SERIO PROBLEMA, HASTA QUE LA FIEBRE AMARILLA SE ABRIÓ PASO EN EL BRASIL




Hasta el pasado jueves (9) la Secretaría de Salud del Estado de Espírito Santo (SESA) recibió 278 reportes de sospecha de fiebre amarilla. 36 notificaciones fueron descartadas. Del total de 242 casos, 87 fueron confirmados  como fiebre amarilla silvestre, y 20 casos resultaron fatales en los Municipios: - Muniz Freire (03), Colac (03), Ibatiba (02), Irupi (02), Itarana (02), Brejetuba ( 02) Tierra de Orange (01) Pancas (01), Sao Roque do Canaã (01), Afonso Claudio (01), Conceição do Castelo (01) y Aracruz (01).

Los 87 casos confirmados son residentes de Ibatiba (18), Colac (14), Brejetuba (07), Baixo Guandu (04), Conceição do Castelo (05), Afonso Claudio (03), Muniz Freire (05) Orange tierra (04) Castillo (03), Itarana (04), Itaguaçu (02) Pancas (03), Sao Roque do Canaã (03), Irupi (02), Iúna (01) Maryland (01), Cachoeiro Itapemirim (01) Fundão (01), Ibiraçu (01), Aracruz (01), Sierra (01), Santa Leopoldina (01), Domingos Martins (01) y Ibitirama (01).

Por lo tanto, hay 155 casos que se investigan con el marco indicativo, también la leptospirosis, (enfermedad contraída de las ratas), la fiebre manchada, el dengue y otras enfermedades con síntomas similares.

Primates:

SESA ha recibido notificación de muerte de monos en 52 municipios, de los cuales 21 municipios habían confirmado muestras para la fiebre amarilla: Afonso Claudio, Cariacica, Castillo, Colatina, Conceição do Castelo, Domingos Martins, Guarapari, Ibatiba, Irupi Itaguaçu, Itarana, Iúna tierra de Orange, Marechal Floriano, Pancas, Santa María de Jetibá, Santa Teresa Serra, Venta nuevos inmigrantes, Viana y Vitoria.

La cobertura de vacunación:

Hasta el jueves (09), 1,602,716 personas fueron vacunadas en 78 municipios de Espírito Santo, lo que representa una cobertura del 44.79% de la población del estado.

lunes, 13 de febrero de 2017

El ataque feroz de la fiebre amarilla

El ataque de la endemoniada Fiebre Amarilla en América del Sur ya posee más de
1170 casos e innúmeras muertes en su recorrido por Brasil y continúa avanzando
Por Raúl Enrique Bibiano

La creciente proliferación de casos de fiebre amarilla expandida en territorio Brasileño, no puede bajo ningún punto de vista, mantener ajena la atención sanitaria de los países de la Región. Todo el proceso comenzó cuando una anciana falleció luego de confirmarse su afección de fiebre amarilla el desde el 1° de diciembre de 2016 en Río Preto, Estado de Sao Paulo. 

Fue el primer caso confirmado de la letal enfermedad a la que comenzó el brote del terrorífico arbovirus denominado científicamente como “Flaviviridae Amarilis”. Con el correr de los días, la aparición de primates no humanos (PNH) “Monos” muertos por contraer la fiebre amarilla, potenció el riesgo de una diseminación del virus en las áreas selváticas y rurales. 

Con certeza, la falta de vacunación entre los pobladores de dichas áreas mas riesgosas, permitió que este funesto Flavivirus se comience a esparcir endémicamente  teniendo como factor de desarrollo dos tipos de vectores comunes en dichas zonas; el Haemagogus propio de la zona silvestre y que abunda en las copas de los árboles como así también, el Sabethes, que a diferencia del anterior, suele habitar tanto en la zona silvestre como rural y también suele estar presente en áreas suburbanas.


La proliferación de esta terrorífica enfermedad vírica, adquirida tanto por los monos como por los hombres, es el resultante de la convivencia humana y animal dentro del mismo ecosistema en donde ambas especies son inoculadas por estos vectores transmisores de distintas enfermedades como la Fiebre Amarilla, el Zika, o el Dengue, entre otras.

El peligroso virus de la fiebre amarilla viaja a velocidades increíbles sin necesidad de esfuerzos. El mosquito hembra que es la encargada de las picaduras portadoras del virus de una especie a la otra, también transmite este huésped a sus crías que pueden sobrevivir en áreas áridas hasta por un lapso de un año, esperando su desarrollo en temperaturas áridas hasta tener contacto con el agua de las lluvias o crecientes en alguna inundación y así completar su crecimiento, para continuar con la cadena de proliferación virósica al picar a monos y seres humanos.

Aun cuando la idea resulte siniestra o tomada de los pelos, no se puede menospreciar la llegada de este virus a la zona urbana. Hoy en día, los primates no humanos también comparten gran parte de áreas suburbanas y urbanas en gran parte del Brasil. 

Un solo mono que hubiera adquirido el virus de la fiebre amarilla en una zona suburbana, puede desencadenar una verdadera catástrofe urbana, ya que muchos seres humanos diariamente se trasladan desde un ámbito hacia otro por mínimas razones, con la amplia posibilidad de ser picados por el Aedes aegypti que en Brasil, se encuentra “no erradicado” en al menos 3.600 municipios.

Drásticamente hablando, se podría desarrollar algo peor que una epidemia, dado que también las personas, suelen trasladarse no solo desde su ámbito suburbano al urbano, también a otros estados y a países limítrofes.

La fiebre amarilla es una de las más terroríficas enfermedades que al igual que el Ebola o el Ántrax, pueden ocasionar miles de muertes en cuestión de poco tiempo. Por lo tanto, aquellas autoridades sanitarias que hacen oídos sordos a cualquier alerta al respecto,  estará jugando a la ruleta rusa con la vida de las personas.

Recientemente en el Estado de Minas Gerais, al Sudeste de Brasil,  se desencadenó una endemia de fiebre amarilla que en un inicio, prefirieron minimizar irracionalmente. Ello ocasionó no solo un abrumador crecimiento de la fiebre amarilla en ese estado, ocasionando decenas de muertes y casos que por culpa de la burocracia por un lado y la falta de mejor tecnología hospitalaria, demora mucho más de lo que debería ser para confirmar o descartar un cuadro de esta terrible enfermedad.

Muchos casos fueron confirmados cuando ya los pacientes estaban siendo enterrados o mucho después de haber sido enterrados, conforme lo han denunciado públicamente muchos parientes que dan cuenta del peligro que ello conlleva, impidiendo así mismo, la obtención de una información estadística para su seguimiento de manera urgente.

Este tipo de situaciones, ha permitido que el virus de la fiebre amarilla creciera y viajara a mayor velocidad que la propia Internet. El Flavivirus, ha dejado hasta el momento, más de 1550 monos(PNH) muertos por el virus de la FA en distintas regiones del Brasil. También en los humanos se ha visto el crecimiento de muertes y en distintos estados aledaños a Minas Gerais, siendo Sao Paulo, Espírito Santo, Bahía,Goianía, Goias, Amazonas, Roraima, Acre, Rondonia, Pará, Paraná, Mato Grosso do Sul, donde han muerto mas de1.550  monos y donde actualmente se llevan importados casos que tienen como un denominador común a viajeros que estuvieron o se trasladaron de Minas Gerais. Los casos de epizootias es demasiado importante y en suma, este brote de fiebre amarilla es considerado el peor ocurrido en el Brasil desde 1980.

Los casos de humanos han sobrepasado a este día, los 1200 casos que hace apenas 30 días, eran solo 14 casos. No ha sido por casualidad, que el Organismo Internacional de las Naciones Unidas, OMS,  (Organización Mundial de la Salud), como así la OPS (Organización Panamericana de la Salud) se han tomado el trabajo de ALERTAR a los países regionales vecinos que comparten el mismo ecosistema con Brasil, respecto de la alta probabilidad de contraer el virus de la Fiebre Amarilla.

He de reiterar mi información anterior en la que explicaba sobre el hallazgo de monos muertos cuyos decesos, han sido ocasionados de forma confirmada, por la fiebre amarilla. Lógicamente que el número ha crecido sin duda alguna. Hace 10 días era de 259 confirmados pero en base a la demora de los estudios en investigación por entonces, deben ser muchos cientos más sobre las franjas fronterizas de Roraima, (lindante con Venezuela), Mato Grosso do Sul y Paraná (lindantes con Paraguay y con Argentina).

Al menos son 121 los municipios afectados por casos con fiebre amarilla por el momento en el Brasil. Como es de suponer, el virus continúa esparciéndose y no hay miras que se vaya a detener. Lo más probable es que este virus se propague aun más en esta época debido al incansable número de viajeros que concurren a modo de vacaciones al Brasil o para asistir al famoso Carnaval Carioca. O a los carnavales de otros estados del Brasil que tendrán lugar de forma simultánea en los próximos días y hasta la primer semana del mes de marzo.


Amigos lectores de Argentina y del resto del mundo: Si tienen planeado viajar al Brasil, no lo duden ni un segundo: Como mínimo, 2 semanas antes de emprender su viaje, vacúnense contra la fiebre amarilla, ello les permitirá disfrutar de su paseo o vacaciones y regresar a casa sin regresar con un huésped a modo de troyano que pudiera acabar generalizando en sus lugares de origen esta maldita peste amarilla.

jueves, 26 de enero de 2017

Como nos infectamos los virus y como prevenirnos de la Fiebre Amarilla

Por Raúl Enrique Bibiano

El peor asesino no siempre suele ser el hombre, también suele serlo un diminuto insecto denominado mosquito





Hace algunos cuantos años, estando en el alto amazonas, durante una de mis primeras travesías, al pulmón verde del mundo, tuve la mala suerte de ser afectado por un virus denominado “Paludismo”. También denominado como “Malaria”; enfermedad cuyo vector es el mosquito Anopheles hembra.


Realmente he sido afortunado de poder dirigirme a un puesto sanitario a unos cuantos kilómetros de donde me encontraba y, ser asistido de inmediato por un equipo médico. De no haber sido así, tal vez hubiera muerto en medio de la selva amazónica.

Luego de ese incidente, regresé a la argentina pero, posteriormente decidí regresar y con las prevenciones para no volver a padecer los mismos tormentosos momentos que me tocó padecer.



Entre tantos viajes me detuve unos meses para colaborar en una campaña de vacunación contra la Poliomielitis a los niños en el estado de Pará, labor enriquecedora humanamente, que me ha permitido conocer mas de cerca como investigador, que no solo el hombre es asesino, también lo es un simple insecto.

Fue entonces que me interesé por saber un poco respecto a ciertas enfermedades tropicales, como la denominada Fiebre Amarilla, una enfermedad que en mi país (Argentina), se había cobrado miles de vidas en apenas un puñado de meses; entre fines de 1870 y el primer semestre de 1871. Lógicamente que estaba vacunado contra el terrible virus del cual ahora, les comento de que se trata y como comienza.

Fiebre Amarilla:

Es una enfermedad viral transmisible, prevenible y curable. Es causada por el virus de la fiebre amarilla del género flavivirus y se trasmite a través del mosquito Aedes aegypti; muchos países requieren que los visitantes tengan la vacuna contra la fiebre amarilla antes de entrar al país.

El agente causante de la fiebre amarilla es un virus perteneciente a la familia flaviviridae (antiguos arbovirus grupo B), género Togaviridae (arbovirus), y pertenece a la especie de la fiebre amarilla.

Fue el primer agente infeccioso viral del que se comprobó que producía enfermedad en los humanos y que era transmitido por un vector; el viscerotropismo del virus se traduce en infección y lesión del hígado, riñones y corazón, mientras que su neurotropismo implica lesión e infección de células del sistema nervioso central.

Su forma es un icosaedro, su tamaño es de aproximadamente 50nm, posee en el centro un núcleo cápside que contiene el genoma de ARN de cadena simple, de sentido positivo, envuelto con las respectivas proteínas de la cápside. Rodeando la nucleocápside hay una membrana bilipídica en la que se encuentran insertadas dos proteínas, la proteína M y la proteína E.



Los principales reservorios de infección son mosquitos y primates de áreas forestales, excepto cuando en las ciudades hay transmisión de persona a persona a través de mosquitos (fiebre amarilla urbana), caso en que los humanos se convierten en parte del reservorio.

Los síntomas de la Fiebre Amarilla:

El periodo de incubación es de 3 a 6 días. Muchos casos son asintomáticos, pero cuando hay síntomas, los más frecuentes son fiebre, dolores musculares, sobre todo de espalda, cefaleas, pérdida de apetito y náuseas o vómitos. En la mayoría de los casos los síntomas desaparecen en 3 o 4 días.

Un pequeño porcentaje de infectados entran a las 24 horas de la remisión inicial en una segunda etapa, más tóxica. Vuelve la fiebre elevada y se ven afectados varios órganos, generalmente el hígado y los riñones.

En esta fase son frecuentes la ictericia (color amarillento de la piel y los ojos, razón originó el nombre a la enfermedad), el color oscuro de la orina y el dolor abdominal con vómitos. Puede haber hemorragias orales, nasales, oculares o gástricas. La mitad de los pacientes que entran en la fase tóxica mueren en un plazo de 7 a 10 días.

Transmisión:

El virus de la fiebre amarilla es transmitido por mosquitos de los géneros Aedes y Haemogogus y Sabethes. Algunos se crían cerca de las viviendas (domésticos), otros en el bosque (salvajes), y algunos en ambos hábitats (semi-domésticos).

A continuación les describiré como se produce la transmisión del virus que generalmente afecta a los monos y a los humanos.


a): Fiebre amarilla selvática: En las selvas tropicales lluviosas, los monos, que son el principal reservorio del virus, son picados por mosquitos salvajes que transmiten el virus a otros monos. Las personas que se encuentren en la selva pueden recibir picaduras de mosquitos infectados y contraer la enfermedad.


b): Fiebre amarilla intermedia: En este tipo de transmisión, los mosquitos semidomésticos (que se crían en la selva y cerca de las casas) infectan tanto a los monos como al hombre. El aumento de los contactos entre las personas y los mosquitos infectados aumenta la transmisión, y puede haber brotes simultáneamente en muchos pueblos distintos de una zona.


c); Fiebre amarilla urbana: Las grandes epidemias se producen cuando las personas infectadas introducen el virus en zonas muy pobladas, con gran densidad de mosquitos y donde la mayoría de la población tiene escasa o nula inmunidad por falta de vacunación. En estas condiciones, los mosquitos infectados transmiten el virus de una persona a otra.


Como prevenir esta grave enfermedad llamada Fiebre Amarilla:

El primer modo de prevención si concurrirás a una zona donde el hábitat es de riesgo inminente para un posible contagio de Fiebre Amarilla, es concurrir al menos 15 días antes a un hospital donde te suministrarán de forma gratuita las vacunas para cada posible enfermedad virósica.


El segundo método de prevención a nivel urbano es evitar la proliferación del mosquito Aedes para lo cual, se deben eliminar todo tipo de recipientes que acumulen líquidos limpios o no donde estos puedan depositar sus larvas. Además de protegerte, estarás protegiendo a muchas personas de padecer una enfermedad virósica transmitida por el Aedes Aegypti.


La tercera es que no dejes de concurrir al medico para realizar los chequeos necesarios para cuidar tu salud. El medico te evaluará y ordenará los estudios necesarios para cuidar tu salud en todo momento.
No permitas que el Aedes Aegypti te intimide y se convierta en tu victimario.

Elimina todos aquellos recipientes que puedan convertirse en reservorio para la proliferación del mosquito.