Semanario de Sucesos y Noticias

"Argentina Dentro de las Noticias" - Periodismo Ciudadano - Siempre detrás de la verdad -Asociado a la APDRA
Mostrando entradas con la etiqueta #Derechos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta #Derechos. Mostrar todas las entradas

viernes, 16 de septiembre de 2016

Cambiemos de verdad! Basta de INSEGURIDAD en Argentina. Yo también he sido víctima



RESULTA INADMISIBLE, LA GRAVE SITUACIÓN DE INSEGURIDAD QUE ATRAVIESA LA SOCIEDAD POR EL DESAMPARO JURÍDICO DEL ESTADO, DE LA QUE TAMBIÉN HE SIDO VÍCTIMA.


La grave situación de inseguridad y sobre todo de violencia, no deja dudas del desamparo jurídico que reina en todo el país. Un país donde el crecimiento del narcotráfico vino de la mano de políticas perversas y minadas de corrupción desde fines de 1989.
No es casualidad que en Argentina suceda cada acontecimiento de los tantos ocurridos... Yo mismo he sido víctima de fusilamiento al detenerme en una esquina, mientras que un puñado de víctimas de un asalto a mano armada, a viva voz al verme atravesando la encrucijada de Jean Jaurés y San Luis, en pleno barrio porteño de Balvanera, me pedía detener al ladrón.
En aquel momento me quedé paralizado al sentir el ardor producido por el roce del primer disparo a quema ropas que afortunadamente solo rozó el lóbulo de mi oreja derecha. Pero segundos después, tenía el cañón del arma del asaltante empujando contra mi frente y disparó sin mediar ni una palabra.
"La historia de este brutal intento de homicidio, es algo que vive presente como una rotura en mi y que no se ha borrado jamás". 
Aquella fatídica noche del 2 de abril de 1997, fue sin duda alguna, lo que ha marcado un antes y un después en mi vida:
Eran aproximadamente las 21:45, cuando me encontraba atravesando la intersección de la calle San Luis con la calle Jean Jaures, había oído unas detonaciones, y de repente, escuche que alguien pedía auxilio a viva voz, pidiendo la detención de un sujeto que a la carrera avanzaba por la calle Jean Jaures, lo hacía huyendo del lugar del robo (autoservicio denominado “ARGENCHINA”), situado en la calle Viamonte casi esquina con la calle Ecuador, del barrio del Abasto).
La calle estaba mal iluminada, y dificultaba a simple vista distinguir lo que sucedía pero, mi sorpresa fue cuando observé en la penumbra, que un sujeto que venia a la carrera por la calle Jean Jaurés, disparaba su arma contra mí persona a quemarropa y a escasa distancia; calculo que a unos 10 metros mas o menos, mismo aun cuando ni siquiera le hiciera gestos por coartar su escapatoria.
Todo ocurrió imprevistamente, la munición había rozado el lóbulo de mi oreja derecha, lo que produjo una reacción inmediata, (de llevar mi mano hacia ella) dado el intenso ardor producido por el roce milimetrico, de un tiro que afortunadamente no se incrustara en mi rostro.
Acto seguido, no saliendo todavía del asombroso suceso, el intrépido sujeto ya frente a mi, a solo un cuerpo de distancia y con su brazo elevado, encañonó su arma sin titubeos en mi rostro, empujando el cañón de su revolver calibre 22 largo sobre mi frente, disparándola sin mediar palabra alguna...
De inmediato, escuché el clic del martillo golpeando contra el detonador del casquillo, seguido de la detonación de la munición. En el instante entre el clic y la detonación, se produce un shock emocional tan agudo en mi persona, que jamás he logrado olvidar, por un recuerdo en particular;: <<“como una película cinematográfica a incalculable velocidad, pasaron por mi mente todas las imágenes de mi vida, desde la infancia, hasta ese preciso instante”>>. De inmediato ví la muerte frente a mis ojos.
Aturdido por toda esta seguidilla de episodios, como perdido en tiempo y espacio en medio del confuso suceso, recuerdo al delincuente proseguir su carrera "arma en mano" y solo atiné a revisar mi frente, buscando sangre o una herida. “Nuevamente la justicia de ese ser supremo, al que comúnmente llamamos DIOS” milagrosamente me evitó una muerte segura, siniestra y desgarradora.
Mi rostro ardía como llama, a esas alturas, solo podía pensar que mi vida había expirado pero, viéndome en pié y sin perder estabilidad física, me puse en carrera detrás del malhechor: un joven de unos 25 años aproximadamente, al que alcancé con una velocidad inusitada a 90 metros de distancia en algunos segundos, tirándome sobre él caco, reudiciéndolo de inmediato y desarmándolo al momento que varias patrullas de las Comisarias 7ª y 9ª de la Policía Federal Argentina llegaban al lugar advertidos por personal de Prefectura que custodiaba objetivos Israelitas en las cercanías.
La detención se produjo en la calle San Luis casi esquina Ecuador y justamente llegaba al lugar el entonces Comisario René Jesús Derecho, por aquel entonces, Jefe de Estudios de Antecedentes Personales dependiente de la Superintendencia de Investigaciones de la P.F.A. quien de inmediato se hiciera cargo del procedimiento.
El entonces fiscal Pablo Lanuse, jamas me cito como víctima ni como testigo del hecho... ¡Vaya Justicia! Que ni siquiera me asistió ni me ofreció su apoyo psicológico por el suceso padecido.
Narrados los hechos al Comisario Derecho, quien ya se abocara a labrar las primeras actuaciones en el lugar, Derecho me hace saber examinando el arma que habían sido disparados cuatro tiros efectivamente y que la munición del último disparo misteriosamente quedara alojado en la salida del cañón del revolver.
El arma tenia 8 alvéolos, 4 vainas estaban servidas y quedaban aun 4 municiones que estaban intactas...
El hecho fue caratulado como “ROBO, ASALTO A MANO ARMADA, ABUSO DE ARMAS Y TENTATIVA DE HOMICIDIO”.
El delincuente quien diera varios nombres y apellidos distintos, resultó ser identificado y sobre su persona existían innumerable cantidad de antecedentes penales e inclusive, varios pedidos de captura en su frondoso prontuario...
Como corolario de este hecho, más allá de haber sido víctima del salvaje accionar de una violencia desmedida, tuve al momento de detener a este criminal, que protegerlo de las víctimas de origen chino, quienes armados con cajones y palos querían azotarlo por el robo a su establecimiento comercial; evitando de esa manera que se haga justicia por mano propia y primando ante todo un razonamiento inviolable. El derecho de todo delincuente salvo caso de fuerza mayor, debe ser debatido por la justicia.
Este hecho singular, me ha enseñado algunas cosas:
La primera, que no importa el grado de agresividad del delincuente para con uno, o para con los demás. No debemos ni podemos ponernos a su altura jamás! Debemos buscar que pague donde debe hacerlo: “en el ámbito de la justicia” por más injusta que sea muchas veces.
La segunda enseñanza: No es por casualidad que el primer disparo a corta distancia solamente haya rozado el lóbulo de mi oreja y que el segundo aun más certero que el anterior, quedara trabado en el cañón del arma homicida. Eso ha dejado un mensaje claro y preciso en mi vida: La existencia Divina y un deber de asistir con mi profesión a quienes necesitan una mano solidaria.
Pude perder la vida aquel fatídico día, inolvidable para mí.  Seguramente, el delincuente como muchos otros días de su vida, ese día lo habrá olvidado, porque considero que un delincuente, no tiene conciencia ni interés por la vida de nadie. También hubiera podido matarlo luego de tomar su arma a mano limpia, pero no se hace justicia matando por mano propia y aunque muchas veces la justicia no funciona, debemos como personas racionales, medir cada uno de nuestros actos, para no transformarnos en criminales.
Una cosa es hacer justicia de forma coherente y otra cosa es tomar la ley en las manos determinando quien es el más fuerte.

viernes, 1 de julio de 2016

La Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, lanzó este día 1° de Julio, su Observatorio de Derechos de las Víctimas del Narcotráfico.

Por Raúl Enrique Bibiano


Lanzamiento del Observatorio de Derechos de las Víctimas del Narcotráfico
 de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.





[ Fotografía: Raúl Enrique Bibiano ]



























La presentación se realizó este viernes a partir las 11:30 horas en el Auditorio de su Sede sita en la Av. Belgrano 673, primer piso y contó con la participación de destacados funcionarios, legisladores y especialistas en la materia.

Del evento participaron el Defensor del Pueblo porteño, Dr. Alejandro Amor; el juez Federal Dr. Sergio Torres; el intendente de Merlo, Gustavo Menéndez; la Ministra de Salud porteña, Ana María Bou Pérez; la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña; el Ministro de Justicia y Seguridad porteño, Dr. Martín Ocampo; el responsable de la Pastoral Social porteña, Pe, Carlos Accaputo; el presidente del Consejo Económico y Social de la Ciudad de Buenos Aires, Federico Saravia; los legisladores porteños Maximiliano Ferraro (Coalición Cïvica), Gabriel Fucks (Frente para la Victoria), Francisco Quintana (PRO), Omar Abboud (PRO), Marcelo Ramal(FIT), Patricio Del Corro (FIT), el fiscal general porteño Luis Cevasco; la responsable del Observatorio Argentino de Drogas, Verónica Brasesco; la directora de la Secretaria Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENAF),Yael Bendel; el titular del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), Javier Buján y representantes del Movimiento Madres en Lucha contra el Paco y de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), entre otros miembros de la Sociedad Civil Organizada:

Conformado por dirigentes de diversas fuerzas políticas, miembros de la Justicia, representantes religiosos y de movimientos sociales, el Observatorio tendrá como objetivo, producir información actualizada, completa, útil y estratégica para el enriquecimiento y diseño de políticas públicas orientadas al control del narcotráfico y al abordaje integral e interdisciplinario del consumo problemático de sustancias psicoactivas.

[ Fotografía: Raúl Enrique Bibiano ]


En su ponencia de apertura, del observatorio de Derechos de las Víctimas del Narcotráfico, el defensor del pueblo Alejandro Amor, indicó que dicho observatorio va a tener dos ejes primordiales: el paco, la nocturnidad y las drogas sintéticas.

Y que esperaba que antes de fin de año, “se pueda obtener algunos resultados”. Además, aseguró que este observatorio representa un “desafío para la Defensoría del Pueblo, por las diferentes miradas que hay sobre el tema. Enfatizando que es necesario convertir esas diferencias, en políticas efectivas.

Entre otras cuestiones, el Dr. Alejandro Amor indicó que no conoce otra manera de abordar los problemas que haciéndose cargo de ellos.

Tenemos que usar las diferencias para discutir y tener una visión superadora que nos permita cambiar esta realidad”, agregó el Dr. Amor, y concluyó: “Lo peor que nos puede pasar es el silencio, el ocultamiento y el no hacernos cargo”


[ Fotografía: Raúl Enrique Bibiano ]

Al importante evento, concurrieron integrantes de distintas organizaciones dedicadas a la lucha contra este verdadero flagelo y una gran cantidad de público que previamente invitado, se dio cita en el primer piso de la Sede de Avenida Belgrano 673 de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

lunes, 25 de abril de 2016

Horror: Adolescente denuncia públicamente, ser víctima de violaciones reiteradas durante 12 años por su progenitor

"Cuando la justicia no actúa a su debido tiempo, no se administra justicia sino injusticia" MR Violada durante 12 años, pide justicia y no ha sido escuchada.
Justicia Argentina en Default con la niñez.



Pareciera que las autoridades judiciales de argentina, han anestesiado sus principios morales respecto del bienestar de los niños. En tal sentido, se han olvidado la importancia que significa la dignidad y los valores primordiales a salvaguardar de los peligros que padecen niñas y niños, tanto  afuera como también dentro del seno familiar.

Tal parece, se esfumó en una nebulosa, el Interés Superior de la Niñez. Pero lo más cruel además del olvido sobre dichos preceptos, es la falta de aplicación de la ley ante los casos de abuso sexual en donde las víctimas parecieran no encontrar respuestas a sus demandas.

Es allí donde deseo recordar a las autoridades judiciales especializadas en minoridad, respecto a la convención del derecho de la niñez, que mediante la Ley 23.849, aprobada por el Honorable Congreso de la Nación Argentina el 27 de setiembre de 1990 reconoce dichos derechos inalienables.

En este caso en particular, donde la menor que solo identificaré como MR de 17 años de edad, preservándola conforme dicha convención para evitar revictimizarla, ha resultado víctima de abuso sexual por parte de su progenitor, conforme lo afirma públicamente la adolescente. El hecho por demás aberrante e inmoral, habría comenzado a tener lugar a partir de sus 4 o 5 años de edad, resultando un caso de violaciones reiteradas que transcurrieron por aproximadamente 12 años.

Desesperada y sin un apoyo materno que pudiera arribar a una resolución del caso en primera instancia, MR se vio forzada a concurrir al domicilio de su progenitor no conviviente sin poder oponer resistencia debido a su edad, su estado cada vez mas vulnerable y la falta de sano criterio de una madre que prefirió siempre callar los hechos, a fin de no perder su sustento dependiente de quien abusaba a su propia hija.

Este tipo de situación, con certeza se oculta tras las paredes de una infinidad de hogares argentinos en donde el incesto es como el pan nuestro de cada día. Pero un día explota y entonces debe actuar la justicia de inmediato para poner un freno y un castigo ejemplar al que a sabiendas de todos los impedimentos naturales, legales y humanos, comete este tipo de atrocidades y, valga lo redundante, con el agravante se ser practicado en su propia hija.

Yo quisiera que muchos Juristas, Camaristas, Jueces, Fiscales, Asesores de Menores y Organismos del Estado, tomen en sus manos esta responsabilidad de administrar justicia para lo cual ejercen sus cargos. Que no dilaten las denuncias de los niños o niñas abusados sexualmente por alguno de sus progenitores y que cumplan con los preceptos del código ritual, amparando a esa infancia que muchas veces, por no ser debidamente escuchados por las autoridades a tiempo, terminan lamentablemente quitándose la vida.

Es por ello que en esta editorial, quiero brevemente traer a colación un caso en especial que aun ni se han tomado el trabajo de administrar como debería ser. El caso de esta menor que expuso su caso ante las autoridades escolares de su colegio anterior donde mucho se hablaba de la caridad y del amor, pero donde todo eso, tal parece se termina en los muros de una institución religiosa.

Fue con posterioridad, en 2015, que nuevamente después de tanto sufrir desmoralizada, MR optó por trascender su situación en el nuevo espacio educacional al que aun concurre y desde donde las autoridades elevaron una denuncia sobre el caso.

Pero estamos hablando de una denuncia tan grave como el de violaciones reiteradas por parte de un padre pedófilo hacia una niña durante 12 años, y aun el individuo pasea libre y la niña vive atormentada sin siquiera haber sido convocada a una cámara Gesell.

Entonces, Señores Funcionarios de la Justicia, yo me tomo el atrevimiento de formularles estas preguntas: ¿Sentirán remordimiento si MR intenta nuevamente quitarse la vida y tiene éxito?
¿Sentirán culpa de haber fallado como administradores de justicia, por omisión?
¿Sentirán que una adolescente se cansó de sufrir y se quitó la vida porque nadie hizo a tiempo lo que debía por mandato realizar?

Y para concluir, Señores Funcionarios de la Nación Argentina, ¿Cuantas niñas en este mismo instante, deben estar muriendo en vida a manos de un violador? - No lo se yo, ni creo que lo sepan Ustedes, pero, eso está sucediendo a cada instante y nadie hace nada para revertir tan aberrante situación.

No lo digo yo, he preferido que lean lo que sucede a MR desde su propio texto, de su desgarro humano y con sus propias palabras demostrativas del severo desenlace ocasionado por esta situación de inseguridad jurídica por la que se encuentra esperando una señal de que en nuestro país, se administra justicia igualitaria.


Nota: (resguardando la identidad de la niña, se abolió su nombre y el nombre del progenitor en cuestión)


"Carta a mi abusador, a mi progenitor: A vos, Á R que abusaste de mí por doce largos años por cuantas veces quisiste. Me convertí en un juguete, en tu muñeca de trapo. Hacías lo que querías desde que tenía solo 4 años de edad. 

Intenté suicidarme a los 15 años pero solo terminé internada, fueron años en los que me lastimaba a mí misma pensando que te lastimaba a vos.

Me dabas asco! Y así todos los hombres pasaron a darme asco, nunca fui una adolescente normal!! Me tocabas en tu auto, en la cama, hasta en el ascensor si estaba vacío!!! NO TE CANSABAS NUNCA! Y hasta en el cine aprovechabas para tocarme las piernas y nunca más volví a usar un short, siempre voy a ocultar mi cuerpo.

No me cortaba nunca el pelo porque gracias a eso podía tapar las marcas que me dejabas en el cuello hijo de puta! Pero ya no te tengo miedo y ya no voy a negar nada, no me vas a callar! Tengo solo 17 años y no tengo la fuerza que quisiera pero sí tengo toda mi verdad y no me vas a callar nunca más!!!!

Para los que no me conocen: me llamo M, tengo 17 años y soy de Argentina, Buenos Aires. Como muchos de ustedes soy también una sobreviviente de abuso sexual infantil por parte de mi padre, empezó cuando tenía 4 años más o menos, con algo tan inocente como es un oso de peluche. Él tenía un gorila de peluche y yo una osita y me decía que eran novios y que él me iba a enseñar cómo había que jugar, Chicho se llamaba el gorila y Corazón mi osita. Era chiquita pero me acuerdo.

Tiré mil veces a Chicho con la esperanza de que ahí todo iba a terminar, era tan inocente...
Hasta el año pasado no había hecho público todo esto, tenía miedo de que me juzgaran, no sé... ahora ya no.

Hace un tiempo una persona me dijo que con mis cartelitos o hablando del tema no ayudaba en nada, tal vez tenga razón pero ¿saben qué? con 17 años no puedo ayudar como quisiera, solo puedo decirles a todos los sobrevivientes que NO se callen, me costó mucho entenderlo pero nosotros no tuvimos la culpa y la vergüenza la tiene que tener nuestro abusador/a, no nosotros. Por eso doy la cara y les digo a todos ustedes que si saben de algo no miren para otro lado!


Voy a estar eternamente agradecida con mi colegio por haber denunciado, el único que supo e hizo algo."
                                                                 -------------------------

Esta situación planteada aquí, transcurre en el barrio de Villa Urquiza, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.