Semanario de Sucesos y Noticias

"Argentina Dentro de las Noticias" - Periodismo Ciudadano - hecho para vos, por personas como vos. Siempre detrás de la verdad! Asociado a APDRA

lunes, 13 de febrero de 2017

El ataque feroz de la fiebre amarilla

El ataque de la endemoniada Fiebre Amarilla en América del Sur ya posee más de
1170 casos e innúmeras muertes en su recorrido por Brasil y continúa avanzando
Por Raúl Enrique Bibiano

La creciente proliferación de casos de fiebre amarilla expandida en territorio Brasileño, no puede bajo ningún punto de vista, mantener ajena la atención sanitaria de los países de la Región. Todo el proceso comenzó cuando una anciana falleció luego de confirmarse su afección de fiebre amarilla el desde el 1° de diciembre de 2016 en Río Preto, Estado de Sao Paulo. 

Fue el primer caso confirmado de la letal enfermedad a la que comenzó el brote del terrorífico arbovirus denominado científicamente como “Flaviviridae Amarilis”. Con el correr de los días, la aparición de primates no humanos (PNH) “Monos” muertos por contraer la fiebre amarilla, potenció el riesgo de una diseminación del virus en las áreas selváticas y rurales. 

Con certeza, la falta de vacunación entre los pobladores de dichas áreas mas riesgosas, permitió que este funesto Flavivirus se comience a esparcir endémicamente  teniendo como factor de desarrollo dos tipos de vectores comunes en dichas zonas; el Haemagogus propio de la zona silvestre y que abunda en las copas de los árboles como así también, el Sabethes, que a diferencia del anterior, suele habitar tanto en la zona silvestre como rural y también suele estar presente en áreas suburbanas.


La proliferación de esta terrorífica enfermedad vírica, adquirida tanto por los monos como por los hombres, es el resultante de la convivencia humana y animal dentro del mismo ecosistema en donde ambas especies son inoculadas por estos vectores transmisores de distintas enfermedades como la Fiebre Amarilla, el Zika, o el Dengue, entre otras.

El peligroso virus de la fiebre amarilla viaja a velocidades increíbles sin necesidad de esfuerzos. El mosquito hembra que es la encargada de las picaduras portadoras del virus de una especie a la otra, también transmite este huésped a sus crías que pueden sobrevivir en áreas áridas hasta por un lapso de un año, esperando su desarrollo en temperaturas áridas hasta tener contacto con el agua de las lluvias o crecientes en alguna inundación y así completar su crecimiento, para continuar con la cadena de proliferación virósica al picar a monos y seres humanos.

Aun cuando la idea resulte siniestra o tomada de los pelos, no se puede menospreciar la llegada de este virus a la zona urbana. Hoy en día, los primates no humanos también comparten gran parte de áreas suburbanas y urbanas en gran parte del Brasil. 

Un solo mono que hubiera adquirido el virus de la fiebre amarilla en una zona suburbana, puede desencadenar una verdadera catástrofe urbana, ya que muchos seres humanos diariamente se trasladan desde un ámbito hacia otro por mínimas razones, con la amplia posibilidad de ser picados por el Aedes aegypti que en Brasil, se encuentra “no erradicado” en al menos 3.600 municipios.

Drásticamente hablando, se podría desarrollar algo peor que una epidemia, dado que también las personas, suelen trasladarse no solo desde su ámbito suburbano al urbano, también a otros estados y a países limítrofes.

La fiebre amarilla es una de las más terroríficas enfermedades que al igual que el Ebola o el Ántrax, pueden ocasionar miles de muertes en cuestión de poco tiempo. Por lo tanto, aquellas autoridades sanitarias que hacen oídos sordos a cualquier alerta al respecto,  estará jugando a la ruleta rusa con la vida de las personas.

Recientemente en el Estado de Minas Gerais, al Sudeste de Brasil,  se desencadenó una endemia de fiebre amarilla que en un inicio, prefirieron minimizar irracionalmente. Ello ocasionó no solo un abrumador crecimiento de la fiebre amarilla en ese estado, ocasionando decenas de muertes y casos que por culpa de la burocracia por un lado y la falta de mejor tecnología hospitalaria, demora mucho más de lo que debería ser para confirmar o descartar un cuadro de esta terrible enfermedad.

Muchos casos fueron confirmados cuando ya los pacientes estaban siendo enterrados o mucho después de haber sido enterrados, conforme lo han denunciado públicamente muchos parientes que dan cuenta del peligro que ello conlleva, impidiendo así mismo, la obtención de una información estadística para su seguimiento de manera urgente.

Este tipo de situaciones, ha permitido que el virus de la fiebre amarilla creciera y viajara a mayor velocidad que la propia Internet. El Flavivirus, ha dejado hasta el momento, más de 1550 monos(PNH) muertos por el virus de la FA en distintas regiones del Brasil. También en los humanos se ha visto el crecimiento de muertes y en distintos estados aledaños a Minas Gerais, siendo Sao Paulo, Espírito Santo, Bahía,Goianía, Goias, Amazonas, Roraima, Acre, Rondonia, Pará, Paraná, Mato Grosso do Sul, donde han muerto mas de1.550  monos y donde actualmente se llevan importados casos que tienen como un denominador común a viajeros que estuvieron o se trasladaron de Minas Gerais. Los casos de epizootias es demasiado importante y en suma, este brote de fiebre amarilla es considerado el peor ocurrido en el Brasil desde 1980.

Los casos de humanos han sobrepasado a este día, los 1200 casos que hace apenas 30 días, eran solo 14 casos. No ha sido por casualidad, que el Organismo Internacional de las Naciones Unidas, OMS,  (Organización Mundial de la Salud), como así la OPS (Organización Panamericana de la Salud) se han tomado el trabajo de ALERTAR a los países regionales vecinos que comparten el mismo ecosistema con Brasil, respecto de la alta probabilidad de contraer el virus de la Fiebre Amarilla.

He de reiterar mi información anterior en la que explicaba sobre el hallazgo de monos muertos cuyos decesos, han sido ocasionados de forma confirmada, por la fiebre amarilla. Lógicamente que el número ha crecido sin duda alguna. Hace 10 días era de 259 confirmados pero en base a la demora de los estudios en investigación por entonces, deben ser muchos cientos más sobre las franjas fronterizas de Roraima, (lindante con Venezuela), Mato Grosso do Sul y Paraná (lindantes con Paraguay y con Argentina).

Al menos son 121 los municipios afectados por casos con fiebre amarilla por el momento en el Brasil. Como es de suponer, el virus continúa esparciéndose y no hay miras que se vaya a detener. Lo más probable es que este virus se propague aun más en esta época debido al incansable número de viajeros que concurren a modo de vacaciones al Brasil o para asistir al famoso Carnaval Carioca. O a los carnavales de otros estados del Brasil que tendrán lugar de forma simultánea en los próximos días y hasta la primer semana del mes de marzo.


Amigos lectores de Argentina y del resto del mundo: Si tienen planeado viajar al Brasil, no lo duden ni un segundo: Como mínimo, 2 semanas antes de emprender su viaje, vacúnense contra la fiebre amarilla, ello les permitirá disfrutar de su paseo o vacaciones y regresar a casa sin regresar con un huésped a modo de troyano que pudiera acabar generalizando en sus lugares de origen esta maldita peste amarilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por los comentarios!
Es política de Argentina Inside News, reservarse el derecho de admitir o eliminar cualquier comentario, aun cuando estos, son de exclusiva responsabilidad de los remitentes.
Aquellos comentarios que pudieran lesionar la dignidad de Personas o menoscabarlas por su diversidad, serán excluidos de inmediato.
Queda terminantemente prohibido insertar publicidades o publicaciones de terceros en este espacio.